Cirugía y Medicina

Rinoplastía.

La cirugía de nariz o rinoplastía es uno de los procedimientos más frecuentes. Esta operación puede cambiar la forma, tamaño y apariencia de su nariz por medio de la modelación de cartílagos y hueso bajo la piel. Es también posible definir mejor la punta nasal, así como también eliminar algunos irregularidades en el dorso de la nariz.

Este procedimiento se realiza con anestesia local o general, y habitualmente demora aproximadamente una (1) hora. Siempre debe estar presente un anestesiólogo para el cuidado del paciente mientras el cirujano opera. Si bien este procedimiento puede ser realizado de manera ambulatoria algunos pacientes, a los hombres, prefiero mantenerlos una noche hospitalizados para un mejor manejo de cualquier molestia que pueda existir en las horas inmediatas al postoperatorio.

En general una rinoplastía o cirugía de nariz no produce dolor importante y es bien tolerado por los pacientes. Las principales molestias se refieren a congestión nasal (como en un resfrío severo) y se presentan durante las primeras 24 horas. Es mejor usar analgésicos orales por algunos días. Es frecuente que como consecuencia de la remodelación nasal existan moretones (equimosis) sobre la nariz y cerca de los ojos, por al menos unos días después de la cirugía.

Es habitual que se presente aumento de volumen de la nariz y de la región próxima a ella. Esta inflamación puede prolongarse por semanas y el tiempo puede ser menor si se duerme con la cabeza en alto. Es importante entender que el aspecto final de la nariz no se apreciará sino hasta pasados los 6 meses, desde el día de la operación porque la nariz evoluciona lentamente hasta llegar a su aspecto final.